LUIS GAGO & LA BANDA DEL MAL NOMBRE

Luis Gago: martingala

TEXTO: CARLOS MOLINA.

Entrevista Orpheo.

De vez en cuando, uno tiene la posibilidad de acceder a trabajos de auténticos outsiders de la industria musical patria que, sin embargo, facturan trabajos de magistral calidad. Es el caso del gallego Luis Gago, ya protagonista en esta web hace algo más de dos años con sus discos Filosofía Barata y El Exilio del Bufón. Ahora regresa con Martingala, posiblemente su mejor álbum hasta el momento, lo que ya es decir.

 

Martingala es, nada más y nada menos, que el sexto trabajo de tu carrera, un logro al alcance de muy pocos artistas en este país, y más si miramos que varios de tus discos están agotados. La primera pregunta es obligada. ¿Cómo valoras tu trayectoria, ya piropeada por nuestra parte, hasta este momento, cerca de alcanzar los diez años desde el lanzamiento de tu debut, Cómo está el patio, y qué instantes destacarías de tu carrera musical desde que comenzaste hasta este álbum?

 

Gracias por tu amabilidad, Carlos. Es una pregunta complicada por inesperada. Nunca me he parado hasta ahora a valorar mi trayectoria, supongo que no debe preocuparme mucho, porque de hacerlo probablemente haría cosas que no hago… no sé, no creo que pueda contestarte a eso.

 

Si tengo que destacar alguna cosa de todo este tiempo, me quedo con algo de tipo personal, haber conocido al maestro Pepe Sanchez en la producción del primer disco y seguir contando con su amistad después de estos años. Si no es por él, hoy no estaríamos charlando tú y yo de este álbum. Joder, casi diez años, me siento un poco “viejuno” (risas).

 

Un álbum en el que hay que resaltar -de hecho, lo firmas junto a ella- el trabajo de La Banda del Mal Nombre. Son los músicos que suelen acompañarte, además de la incorporación de la violinista Alicia García. ¿Por qué ese hecho de dotar de un nombre propio a la banda y, del mismo modo, cómo es el trabajo de composición de los temas con el grupo (llevas ya las demos preparadas, partís de cero, algún tema surge desde algunos arreglos creados por estos músicos, etc)?

 

Los componentes de la banda con el tiempo se han vuelto estables, no psicológicamente hablando, pero sí en su formación (risas). Además, si la banda suena como suena es gracias a ellos, haberla bautizado es una forma de reconocer su trabajo, de reconocer la importancia de cada uno de sus miembros.

 

Normalmente grabo yo las demos completas, después las comentamos y a continuación tiramos millas. Aunque hay excepciones, en esta ocasión algunos temas han sufrido importantes cambios de instrumentación o arreglos en el estudio fruto del curro con Miguel Ángel Varela… también puede suceder que una vez reunidos comente; ¿recordáis cómo iba el tema tal o cual?, pues olvidadlo, vamos a hacerlo de esta otra forma (risas).

 

Nueve canciones conforman el disco, cinco inéditas y cuatro que ya aparecieron en el EP Canciones Recordadas. ¿Las has incorporado a este trabajo porque piensas que casan con el espíritu sonoro y temático de Martingala?

 

Es más bien al revés. Confieso que al poco tiempo de publicar Canciones Recordadas me pareció un trabajo incompleto, así que intenté completarlo con esas nuevas cinco canciones. Además, Canciones Recordadas solo se encuentra en tiendas digitales como iTunes o Amazon mp3. Ahora que está más redondo decidí fabricar además las rosquillas.

 

Una vez más, las atmósferas sonoras se abrazan a la perfección con la voz, los coros y las curradas letras. Por eso, querría destacar que, además de registrar los cortes en el estudio del Valle del Manco, dos de las canciones fueron grabadas en un jardín. Tal cual. ¿De qué canciones se trata?

 

Son partes de “Pedro el Patata Frita” y de “Balada del Cobrador”. Me sonaban excesivamente tenebrosas y no era ese el camino… ya sabes, un cambio de aires suele venir bien.

 

¿Cómo ha ido la producción del álbum, que has compartido con Miguel Angel Varela?

 

Miguel y yo nos conocemos desde el primer disco. Como por el resto de la banda, siento un gran aprecio por él como persona y un enorme respeto como músico. Pero con Miguel existe además una total complicidad musical, te aseguro que sabe lo que pienso antes de que se lo diga, y al revés. No tiene precio como director musical, al menos en mi caso traslada perfectamente mis intenciones… Cuando mi mujer se cabrea conmigo suele decirme: “¡llama a Miguel a ver si él me lo explica!”… eso puede darte una idea (risas). Los ambientes y arreglos de los temas nuevos los he ido montando con él sobre la marcha, tiene una gran responsabilidad en el resultado.

 

¿Cuánto tiempo habéis dedicado a la composición y a registrar este trabajo?

 

Es difícil saberlo, tardé meses en terminar el “Waltz Del Caminante”, por ejemplo. Sin embargo, “Simplemente” la escribí en apenas media hora… la grabación tampoco se hizo del tirón, puesto que algunos temas estaban registrados ya en Canciones Recordadas, y grabamos en mi casa en Galicia y en el estudio de Miguel en Madrid. A ojo, sumando tiempos, debimos de registrarlo todo en unos dos o tres días, sin contar con las mezclas, claro.

 

De nuevo, como apuntabas en nuestra anterior entrevista, sigues sin hacer música para quinceañeros. A la vista está el diseño y formato del álbum. Se trata de un trabajo que exige tanto como recompensa en su escucha. “Improbable” arranca con su aire fronterizo y reminiscencias Cohen, para continuar con la minimalista “Waltz del Caminante” (maravilloso ese violín). Una impresionante canción. Lúgubre es el inicio de la hermosa “La balada de Martingala”, con espíritu americana, como en la costumbrista “Simplemente”. “Canción para Navidad” es una breve y mordiente crítica hacia la sociedad actual revestida de arreglos, una vez más, fantásticos. “El Club de los desheredados”, “Pedro el Patata fría”, “Los silencios de Aurora” y “Balada del Cobrador” son los excelsos bonus tracks del álbum. Felicidades por el álbum. ¿Sientes que estás ante uno de tus trabajos más completos hasta el momento?

 

Bueno, es lo que suele decirse cada vez que se saca un nuevo disco, que es el disco más maduro, el mejor, el más serio (risas)… Puedo decirte que estoy más satisfecho que de costumbre con este disco y que me ha costado mucho más que los anteriores. También que agradezco enormemente tus palabras.

 

Siempre te has movido al margen de la industria musical y, aún así, has completado ya seis discos. ¿Qué consideras que es lo más beneficioso de una elección así, y lo más complicado (promocionarse, dar a conocer los lanzamientos, cerrar bolos, etc).

 

Sin duda, la promoción es muy complicada y siempre resulta insuficiente. Girar también es muy complicado. En cambio no tienes ninguna presión y todo lo que haces es por puro placer.

 

Hay ganas, y muchas, de poder disfrutar de este trabajo en directo. Como nos comentabas en la entrevista que mantuvimos hace más de dos años, no lo tienes fácil para concretar bolos. Aún así, ¿nos puedes adelantar alguna fecha para disfrutar de estas canciones sobre un escenario?

 

Intentaré hacer algunos directos en septiembre y octubre, aunque por ahora únicamente hemos pasado disponibilidad y caché a una promotora americana, una grata sorpresa que no sé aún que puede depararnos. Hasta entonces produciré un álbum de jazz precisamente de Miguel Ángel Varela, si todo va bien, y quizá a un par de grupos más para un nuevo proyecto llamado La Buena Nube.

leer en Fanzine Orpheo

Todos los derechos reservados. Política de confidencialidad.